ARRAZAKERIA-KARTELA

Día contra el racismo (21M)

Hoy, 21 de marzo, es el día internacional contra la discriminación racial. Una fecha a menudo olvidada frente a las macro manifestaciones que despierta el día 8, y confinada ahora mismo a los famosos balcones y ventanas desde los que mostramos nuestro apoyo, rabia y solidaridad frente a este sistema racista y colonial que oprime a nuestres compañeres racializades.

Denunciamos el racismo policial, reforzado particularmente en la actual situación de cuarentena que castiga a les más vulnerables y que además es sustentado por personas blancas cómplices en vigilar y castigar a cualquier persona racializada en la calle sin dignarse a entender su situación o sus dificultades. 

Denunciamos la situación de esclavitud, negligencia y vulnerabilidad en la que se encuentran cientos de trabajadoras del hogar, jornaleres y recolectores, trabajadoras sexuales y demás trabajadores tiranizades por el capitalismo racista.

Exigimos la abolición de la ley de extranjería del estado español y sus violentas consecuencias, y el cierre de los CIEs que no son más que cárceles para personas migrantes.

Denunciamos el egoísmo y violencia de la Fortaleza Europa y sus férreas fronteras que abandonan y asesinan mientras que expoliamos y robamos de Abya Ayala, África y Asia.

Pero no es suficiente.

Como personas LGTB trabajadoras y atravesadas por distintos ejes de opresión, conocemos la experiencia de ser la disidencia y la otredad en muchos contextos, pero esto jamás nos quitará el deber de responsabilizarnos como partícipes y beneficiaries de la blanquitud. Y esa responsabilidad debe tener manifestaciones materiales, reales, radicales. Debemos ceder espacios, dejar de hablar de “dar voz” cuando la cuestión es pasar el micro.

Debemos poner nuestros cuerpos, nuestros recursos económicos, nuestro poder, a favor de desmantelar las estructuras coloniales de las que seguimos beneficiándonos. 

El antirracismo es una práctica, es un trabajo constante y sin fin, es algo que como personas blancas debe resultarnos incómodo, porque tenemos completamente interiorizado que nuestro poder es legítimo, y hacer todo esto necesariamente debe resultar en perder poder.

Hagamos más que simplemente autoproclamarnos aliades y recordemos que la complicidad, la solidaridad y el tender puentes en la lucha son acciones, no adjetivos.

Y, sobre todo, escuchemos.

LA LUCHA LGTB SIN ANTIRRACISMO ES SUPREMACÍA BLANCA!

MUCHA FUERZA A NUESTRES COMPAS MIGRANTES Y RACIALIZADES HOY Y SIEMPRE!

 

Leave a Comment